Home » Blog » Aplicación de las BPA para Frutas y Hortalizas en Argentina: el CAA y la norma GLOBALGAP V. 5.2

Aplicación de las BPA para Frutas y Hortalizas en Argentina: el CAA y la norma GLOBALGAP V. 5.2

Mariano SalernoPor Mariano Salerno. Ingeniero Agrónomo (Facultad de Agronomía, UBA 2005). Especialización en Calidad e Inocuidad de Agroalimentos (Facultad de Veterinaria, UBA 2008). Tutor de cursos a distancia de ACP.

Las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) ya no son novedad en el sector agropecuario. En Frutas y Hortalizas (F&H) se aplican hace varios años, algo que saben especialmente las empresas con historia exportadora donde el protocolo GLOBALGAP lidera dentro de las exigencias de los mercados externos.

Las exigencias de BPA se aplican también a una amplia gama de cultivos, algunos vinculados a industrias como la de las papas pre-fritas y también a proveedores de grandes cadenas de supermercados.

Si bien los pilares de las BPA (inocuidad, cuidado del medioambiente y seguridad laboral) siguen firmes, los requisitos y las exigencias van cambiando.

En este contexto, a partir de enero de 2020 empiezan a regir las disposiciones del Artículo 154 tris del Código Alimentario Argentino para la adopción de Buenas Prácticas Agrícolas en los establecimientos frutícolas y un año después para el sector hortícola.

Recordemos que ese artículo se incorporó al Código Alimentario Argentino (CAA) en octubre de 2018, estableciendo que toda persona física o jurídica responsable de la producción de F&H deberá cumplir con las BPA cuando se realicen una o más de las siguientes actividades:

  • Producción primaria (cultivo-cosecha).
  • Almacenamiento y comercialización dentro del establecimiento productivo, a excepción de aquellos registrados como empaques.

La citada resolución establece los requisitos mínimos obligatorios de higiene e inocuidad que se deben observar:

  • Documentación obligatoria/trazabilidad.
  • Productos fitosanitarios. Los productores deberán cumplir con las recomendaciones y las restricciones de uso, indicadas en el marbete/etiqueta, registrar la aplicación y usar solo productos permitidos por SENASA.
  • Hacer un uso eficiente, seguro y racional del agua.
  • En la manipulación de las hortalizas y frutas al momento de la cosecha, acondicionamiento y empaque en el predio, es fundamental cumplir con las pautas de higiene básicas, principalmente el lavado adecuado de las manos de todos los operarios (manipuladores) con agua potable.
  • Con respecto al manejo de animales se debe impedir el ingreso de animales a las áreas cultivadas y a las zonas de manipulación de producto cosechado así como impedir el ingreso de animales domésticos, de granja y otros animales de trabajo (que no estén cumpliendo actividades), a través de prácticas que eviten su entrada, proliferación y acercamiento. Los animales de trabajo que se utilicen para otras tareas deberán estar sanos, vacunados y desparasitados.
  • Uso de fertilizantes orgánicos y enmiendas.
  • Deberá contar con la asistencia de un técnico profesional para asesorar en la implementación de las BPA, a través de personal capacitado en la temática, de organismos nacionales, provinciales, municipales, universidades, escuelas agrotécnicas, Programa Cambio Rural y otros programas relacionados, organismos descentralizados, profesionales independientes y entidades privadas reconocidas. La capacitación de los asistentes técnicos será obligatoria a través de un curso con certificado oficial y actualización periódica, tarea que están realizando en conjunto el SENASA, INTA y Secretaría de Agroindustria.

El CAA y el protocolo GLOBALGAP

A diferencia del protocolo GLOBALGAP, estas exigencias se van a aplicar a todos los cultivos y productores y no solo a aquellos requeridos por los compradores.

Quienes ya cumplen con el protocolo GLOBALGAP tienen gran parte del trabajo realizado porque existen varios puntos en común pero,  a partir de agosto de 2019, deberán adecuarse a los nuevos requisitos de la versión 5.2 que introduce algunos cambios para seguir homologados con la Global Food Safety Iniciative (GSFI). Por ejemplo, incluir un procedimiento para el tratamiento de los productos no conformes e incluir controles para asegurar el correcto etiquetado de los productos siguiendo requisitos legales como de los clientes. Este punto es similar a los requisitos del CAA que indica la exigencia de rotular los productos acordes a norma vigentes (Art. 2.1.2)

El CAA también exige la utilización de productos fitosanitarios registrados por SENASA, requisito mayor ya incluido en GLOBALGAP y una limitante en cultivos menores ya que no siempre las empresas de insumos registran productos para estos cultivos.

GLOBALGAP, por su lado, posee un sistema de reconocimiento de asesores capacitados conocidos como “Farm Assurers”.

En la siguiente gráfica es posible apreciar las diferencias y similitudes de ambas normativas.

Buenas Prácticas Agrícolas en cultivos frutihortícolas y extensivos según protocolo GLOBALG.A.P.

Este escenario genera una nueva demanda para el sector que deberá adecuar su sistema de producción para cumplir exigencias que se aplicarán no solo a la exportación.

Para más información, participe en la próxima edición del curso a distancia organizado por Bureau Veritas sobre Buenas Prácticas Agrícolas en cultivos frutíhorticolas y extensivos según protocolo GLOBALG.A.P. V5.2: www.agroconsultoraplus.com/cursoglobalgap
Inscríbase aquí

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter