Home » Blog » Mitos y Verdades sobre los Alimentos Funcionales

Mitos y Verdades sobre los Alimentos Funcionales

Diana María Arteaga GonzálezPor la Ing. Diana María Arteaga González.  Ingeniera de Alimentos de la Corporación Universitaria Lasallista, Antioquia, Colombia (1990). Diplomada en Docencia Virtual por Competencias Laborales. Diplomada en Actuación y Mediación en Ambientes Virtuales de Aprendizaje. (Ver curso a distancia sobre Cosecha, Poscosecha y Conservación de Frutas y Hortalizas aquí >) (Ver curso a distancia sobre Elaboración de Conservas aquí >) (Ver curso a distancia sobre Alimentos Funcionales aquí >

Las decisiones de compra y de consumo de alimentos son producto de complejas construcciones sociales. Qué comer tiene una carga significativa como representaciones míticas para el público.

La gente busca que los alimentos aporten beneficios especiales para la salud. En la toma de decisiones juega un papel fundamental la interacción entre todos los actores: fabricantes, científicos, divulgadores, detractores y, obviamente, los consumidores.

A través de las lecturas y la exposición a los medios de comunicación se van construyendo las ideas dominantes, creencias, prejuicios, significaciones y tendencias culturales que intervienen en las decisiones de compra y consumo de los alimentos.

Hoy, la Internet y la Social Media permiten una experiencia ampliada de conectividad y la posibilidad de generar un cerebro social que ha producido la implantación de estados de opinión, decisiones ideológicas, estilos de vida, decisiones de compra y hábitos de consumo.

Desde este punto de vista, las ideas o memes que intervienen en el escenario de los alimentos funcionales son paquetes de interpretación de la realidad, sistemas de creencias y patrones de comportamientos alimentarios relacionados con ellas.

Entonces, la realidad alimentaria actual se va configurando dinámicamente entre narrativa, mitos, valores, aspiraciones, recomendaciones, verdades, fraudes, revelaciones y rectificaciones.

Independientemente de las investigaciones científicas, las empresas de alimentación y bebidas han ido acumulando durante años campañas en las que sus productos parecían fantásticos para la salud. No habían aparecido aún en escena los alimentos funcionales.

El concepto de ALIMENTOS FUNCIONALES surgió en Japón en los años ´80 y hoy se ha expandido por todo el mundo pero aún despiertan muchas preguntas.

Las tendencias actuales en la demanda de los consumidores incluyen expectativas hacia los alimentos “naturales”, los alimentos ecológicos u orgánicos, los “superalimentos”, los  alimentos light, los enriquecidos o fortificados y los suplementos nutricionales entre otros.

En los últimos años se ha consolidado la idea de que la calidad de la alimentación es fundamental para el bienestar y la salud. Todo este contexto sociocultural es el que ha propiciado el gran interés por los superalimentos y por los alimentos funcionales.

Las tendencias actuales en la demanda de los consumidores incluyen expectativas hacia los alimentos “naturales”, los alimentos ecológicos u orgánicos, los “superalimentos”, los alimentos light, los enriquecidos o fortificados y los suplementos nutricionales entre otros.

Ahora muchas empresas están innovando y lanzando al mercado una gran variedad de productos teniendo en cuenta que la publicidad de los alimentos funcionales ocupa un lugar cada vez más destacado en los medios de comunicación masiva.

Existen varias tendencias socioculturales emergentes que intervienen de manera notable en el desarrollo de este mercado, que se difunden en los medios periodísticos y en la masa de mensajes publicitarios.

En este contexto, ha pasado a tener relevancia la estrecha relación entre los estilos de vida y la salud. La idea de que muchas de las enfermedades ocurren por la falta de un estilo de vida y de consumo saludable se ha ido poniendo en primer plano porque la población ha tomado conciencia de la importancia de la calidad de la alimentación en su bienestar y en la prevención de muchas enfermedades sensibilizándose sobre el valor de una dieta variada y equilibrada.

En la compra de alimentos el público elige cada vez más aquellos alimentos que aportan beneficios para tener una dieta equilibrada y saludable.

Los ALIMENTOS FUNCIONALES encuentran en estas tendencias socioculturales el escenario propicio para su desarrollo convirtiéndose en una respuesta que dinamiza el sector alimentario.

El lanzamiento de nuevos productos funcionales ha sido muy intenso durante las últimas décadas presentándose un momento de interrogación sobre el contexto actual y sobre la próxima evolución de este mercado.

Hay un crecimiento del mercado aunque relativamente ralentizado en parte por las restricciones de las alegaciones permitidas por la legislación que genera en los consumidores no solo un incremento de la atención y las motivaciones, sino también cierto nivel de incertidumbre, confusión y escepticismo fogoneados por una proliferación de divulgadores, predicadores, publicistas y detractores de los ALIMENTOS FUNCIONALES produciéndose un mayor nivel de comunicación y, a la vez, de mensajes contradictorios que toman partido como predicadores o detractores.

Cuando se analiza el panorama de la comunicación relativa a los ALIMENTOS FUNCIONALES es posible agrupar los mensajes en tres categorías:

  1. Mensajes de tono informativo, descriptivo. Las explicaciones cumplen una función evangelizadora a favor del consumo de estos alimentos.
  2. Contenidos producidos por los mismos fabricantes o sus fundaciones. Como ejemplo están los beneficios funcionales que prometen en las etiquetas de los envases, en la publicidad, en las webs corporativas, en redes sociales.
  3. Mensajes de los detractores. Los abusos de algunas empresas que venden productos bajo promesas de ingredientes o beneficios funcionales preocupan no solo a los consumidores, a una parte de los profesionales y a representantes de los consumidores sino también a las empresas alimentarias que invierten importantes esfuerzos que se ven afectados por situaciones engañosas.

Pero los principales impulsores de este fenómeno provienen de la comunidad científica que, desde varias especialidades, desarrollan numerosas líneas de investigación sobre la relación entre los alimentos y la salud y aunque, responden en ocasiones a motivaciones ideológicas o a la influencia de grandes empresas, es en el resultado de sus investigaciones donde debemos hallar las respuestas.

Para más información, participe en la próxima edición del curso a distancia sobre Alimentos Funcionales: www.agroconsultoraplus.com/curso-alimentos-funcionales/
Inscríbase aquí

 

 

Artículos recomendados:

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Newsletter

error: Alerta: ¡Contenido protegido!