fbpx
Home » Blog » Fincas sustentables: viabilidad ecológica y económica

Fincas sustentables: viabilidad ecológica y económica

Victor Raúl SomozaPor Ing. Agr. Víctor Raúl Somoza Sánchez (Universidad Agraria de La Habana, Cuba, 1992). MSc. in Physical Land Resources, (Universidad de Gante, Bélgica, 2001). Tutor de cursos a distancia de ACP. 

En la última década del siglo XX nació el desarrollo sustentable que reúne diferentes conceptos sobre estabilidad, adaptabilidad, equidad y preservación pero que además incorpora el abordaje ambiental como elemento esencial en el desarrollo productivo.

Inscríbase aquí

Para más información, participe en la próxima edición del curso a distancia Agricultura Sustentable 👉🏻 www.agroconsultoraplus.com/curso-agricultura-sustentable/ 


El aumento exponencial de los rendimientos y la producción agrícola, gracias a la modernización agropecuaria, se basó en el uso de altas dosis de insumos (agroquímicos, combustibles fósiles, semillas híbridas y transgénicas, maquinarias, paquetes tecnológicos) que además de ser costosos generan un impacto negativo sobre el ecosistema, dado que se los considera responsables de la degradación de los agroecosistemas.

Ejemplos de ello son los diferentes conflictos y problemáticas ambientales tanto en nuestra región como a nivel mundial: contaminación del agua por nitratos, fosfatos y plaguicidas, pérdida de biodiversidad, emisión de gases de efecto invernadero, etc.

Entonces: ¿es posible producir sustentablemente y con alta productividad?

Para los pequeños productores, la producción y el consumo conforman un mecanismo inseparable, único, inherente y perdurable como relación de dependencia, lo que conduce a que el productor y su entorno acudan a diferentes estrategias de interacción con el entorno natural y socioeconómico en la búsqueda de beneficio propio.

Si estamos de acuerdo en que el manejo sustentable de las fincas agrícolas es una estrategia relevante para lograr mejoras sociales, económicas y ambientales estaremos aportando a un cambio de paradigma que va más allá del sistema de producción.

Sustentabilidad agrotecnológica

El objetivo principal de la agricultura es producir alimentos con altos rendimientos pero: ¿cómo producir cultivos de manera eficiente, con tecnología y un margen de ganancias sustentable?

Estas preguntas plantean objetivos concretos que, además deben perdurar en el tiempo. Para lograrlos, las estrategias sustentables y la asesoría tecnológica brindan un aporte vital en las diversas respuestas que requieren los productores agropecuarios.

Resulta esencial recrear productividad con la ayuda de diferentes técnicas, por ejemplo:

  • Emplear riego localizado para usar el recurso hídrico de forma eficiente.
  • Cultivar en lugares con suelos de capacidades de uso limitadas.
  • Aplicar la fertilización de manera localizada y con los valores precisos que necesita cada cultivo.

Antes de avanzar, es necesario recordar que las fincas sustentables dependen de varios aspectos que conforman su análisis integral (Fig. 1).

En la última década del siglo XX nació el desarrollo sustentable que reúne diferentes conceptos sobre estabilidad, adaptabilidad, equidad y preservación pero que además incorpora el abordaje ambiental como elemento esencial en el desarrollo productivo.

Estas variables deben estar armonizadas para lograr un equilibrio en el sistema aunque no debemos soslayar los imponderables que subyacen en el camino. Por ejemplo, las condiciones propias del ecosistema y su interacción con los factores bióticos y abióticos.

Generalmente se establecen referencias puntuales en torno a supuestos patrones, como suelo, topografía, clima, entre otros para reformular los esquemas de conformación de las fincas agrícolas. En estos considerandos, al igual que en las fincas agrícolas convencionales, el fenómeno natural extremo condiciona y justifica medidas y consideraciones especiales. No obstante, si ponemos en la balanza los insumos y salidas que se emplean en ambos sistemas son desiguales.

Partiendo de estos enunciados, las fincas agrícolas que son económicamente viables pueden presentar estadios críticos durante su creación y establecimiento debido a los diferentes factores que confluyen en su entorno: la estabilidad socioeconómica, los objetivos productivos (en conjunto con la referencia de mercado, diversidad productiva), los diferentes canales de comercialización, entre otros factores, son claves en todo el proceso de implementación.

El caso de la Finca Marta

Las fincas agrícolas que sostienen su capital económico, social y al mismo tiempo priorizan un manejo eficiente de los recursos se sostienen con evidencia práctica. Un ejemplo es la Finca Marta (http://fincamarta.com), Artemisa, Cuba.


Las fincas económicamente viables, como Finca Marta, no están exentas de incertidumbres en materia de sostenibilidad económica, social y ambiental en función del diseño de sus modelos de producción necesarios a largo plazo (Hennessy et al., 2008).

La infraestructura y los protocolos en la ejecución de estos programas se plantean dentro de un esquema sustentable y con proyección de progresos en los atributos de calidad social, ambiental y económica.

Algunos productores que deciden reconvertir sus modelos convencionales a modelos agrosustentables cuentan con un capital adecuado para su implementación. Los pequeños emprendimientos agropecuarios, donde se conjugan la producción agrícola, la pecuaria y el desarrollo forestal, que han tenido relativa conformidad y adhesión en la comunidad agrícola necesitan sumar esfuerzos.

Las estrategias de trabajo que toman como principios pueden variar en cuanto a su manera de encarar los objetivos y perspectivas. Una de las que mayor éxito ha tenido, a nivel regional, es la acción cooperativa que involucra a todo el conjunto de productores agropecuarios que practican modelos agrosustentables, agroecológicos, de producción orgánica, entre otros.

Un ejemplo de ello, son los productores nucleados en el Movimiento Argentino para la Producción Orgánica (MAPO: http://www.mapo.org.ar/).

Otros ejemplos de fincas agrosustentables son Finca Cayo Piedra (Matanzas, Cuba), Finca La Luisa (Mayabeque, Cuba) y Finca La Aurora (Buenos Aires, Argentina).

La soberanía alimentaria es un eje estratégico de las organizaciones de la agricultura familiar que los agrupan y tienen al Movimiento Agroecológico de América latina y el Caribe (MAELA: https://maelac.wordpress.com/) como referente latinoamericano.

De esta forma, los costos de producción se integran a una bolsa de necesidades y consideraciones esenciales con acuerdos previos. Esto flexibiliza el rango de aprovechamiento de los recursos en pos de la viabilidad y sostenibilidad del sistema, en causa común hacia la resiliencia.

No podemos entender el desarrollo rural sin valorar la integración de partes vitales de la cadena agropecuaria en estas cooperativas, en función de los beneficios colectivos.

Los productores del futuro deben involucrarse en caminos que proyecten la sostenibilidad como objetivo principal. Es parte de todo el proceso el descubrir el equilibrio justo entre lograr altos rendimientos, costos aceptables y el cuidado y preservación de los recursos naturales.

El dinamismo de las tecnologías, la implementación de nuevas metodologías, los progresos biotecnológicos y el acuse de recibo de los impactos del cambio climático deben confluir en un molde unificado de cada mesa de trabajo de cada tomador de decisiones.

Abogamos porque se magnifique el uso de estas alternativas agrosustentables en el agro regional y mundial.


Para más información, participe en la próxima edición del curso a distancia Agricultura Sustentable:  www.agroconsultoraplus.com/curso-agricultura-sustentable/ 
Inscríbase aquí


Recomendamos:

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Newsletter

error: Alerta: ¡Contenido protegido!