Home » Blog » El turismo rural tiene rostro de mujer

El turismo rural tiene rostro de mujer

Gloria Fontan

Por Mg. Gloria Fontán. Analista Universitaria de Sistemas. MBA – Marketing Estratégico. Master Formación de Formadores. Experta en Implementación de Proyectos de e-learning. Tutora de Cursos a Distancia ACP (Ver curso a distancia sobre Proyectos Turísticos en el Medio Rural>)

El turismo rural es una actividad en pleno crecimiento, al margen de las crisis y con un abanico enorme de posibilidades, tan grande como la creatividad de cada persona pueda alcanzar.

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), “el turismo es uno de los principales impulsores de la igualdad de género” y muchos destinos del mundo “dependen del compromiso y la motivación de las mujeres” que trabajan en turismo.

En términos proporcionales, la industria del turismo es el segundo empleador de mujeres, sólo por detrás del sector educación y salud.

Estos datos nos indican que, en todo el mundo, silenciosas e invisibles mujeres engrandecen sus patrias desde la ruralidad emprendiendo en el turismo. Por eso, quiero rendirles este pequeño homenaje.

Desde 2010, esta organización internacional (OMT), desde la ONU y en conjunto con ONU Mujeres, se enfocan en visibilizar el papel de la mujer en el sector, centrándose en cinco áreas principales: empleo, emprendimiento, liderazgo, comunidad y educación.

A través del Programa de Ética y Responsabilidad Social promueven la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres, alentando a los Estados miembros a integrar sistemáticamente las cuestiones de género en sus políticas de turismo.

La OMT promueve acciones para que el turismo repercuta positivamente en la vida de las mujeres contribuyendo al logro del 5º Objetivo de Desarrollo Sostenible:  “lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”.

El término empoderamiento se ha convertido en central dentro del discurso y práctica del desarrollo, adquiriendo diversos significados según el contexto sociocultural y político.

Es necesario entender al poder, así como las diferentes concepciones que se tienen del mismo. La concepción tradicional del poder denominada “poder sobre” representa un juego de suma cero ya que el incremento de poder de uno representa la pérdida de poder de otro.

Pero el poder, como núcleo de toda práctica política y social, necesita superar la idea del poder suma cero y dar paso a una noción más amplia, integral, dinámica y constructiva, es decir, considerarlo más que como posesión, como una construcción en las relaciones sociales. De esta forma, surge la visión de poder como un proceso que se ha puesto en práctica para la construcción del término empoderamiento.

Entonces, el poder pasa de ser una facultad exclusiva o atributo de algunos privilegiados (poder sobre) a ser una facultad compartida o ejercicio tanto de personas como de grupos que habían sido marginados en el proceso de toma de decisiones (poder para) (Foucault, 1970).

Es así que para el desarrollo social y comunitario, el empoderamiento pretende incrementar la capacidad individual y colectiva de las personas para ser sujetos autónomos y autosuficientes. Jo Rowlands (1997), en su estudio de las mujeres rurales emprendedoras hondureñas, identifica tres dimensiones de empoderamiento:

a) Personal para desarrollar el sentido del yo, la autoconfianza, la capacidad individual y deshace los efectos de la opresión internalizada durante tantos años.
b) Colectiva para sumar esfuerzos individuales que impacten más en un fin perseguido, remplazando un modelo competitivo por uno cooperativo y desarrollado en el marco de una organización que abarque desde el ámbito local hasta el global.
c) Relaciones próximas para desarrollar habilidades de negociación, comunicación, obtención de apoyo y defensa de derechos y la dignidad.

El trabajo de la mujer en el campo, que siempre se limitó a la recolección, siembra y cuidado de los cultivos, sigue siendo tan relevante que es parte de la identidad en el ámbito rural: “allí está la mujer”.

La mujer cumple un papel sustantivo y un rol protagónico como gestora e impulsora la actividad turística en el medio rural. Suelen ser más emprendedoras que los hombres. Con una alta cuota de creatividad y sentido común, arriesgan menos y obtienen mejores resultados.

Dicha actividad mejora la calidad de vida a través de la creación del empleo, la generación de ingresos, el aumento en la autoestima, la recuperación de la identidad y la defensa del patrimonio ambiental y cultural.

 

Turismo Rural

 

Cada vez más mujeres deciden emprender y contribuir al desarrollo de la economía rural. Alrededor del 80% de las empresarias rurales son autónomas y apuestan por iniciativas sobre productos o servicios que no se ofrecían hasta la fecha. Algunos de estos productos o servicios son el turismo rural, el ecoturismo, el agroturismo o el turismo de experiencia.

La mayoría de los emprendimientos turísticos rurales hoy son liderados por mujeres. También suelen ser mayoritarias en empresas cooperativas. La tasa de la actividad emprendedora (TAE) en las mujeres rurales se ha incrementado un 7% en 61 economías de todo el mundo en los últimos años. Hoy la TAE femenina a nivel global ronda el 11%.

En Chile se han implementado importantes ejes de desarrollo de diversas regiones alrededor del turismo rural, asumiendo como pilar fundamental la agricultura familiar, emprendimientos de gastronomía, alojamiento, atractivos naturales, pesca, mercadillos con productos locales, rutas, entre otros.

Paraguay apuesta fuertemente desde hace unos años a la promoción de las mujeres para el desarrollo del sector turístico, con la implementación de un programa de “Posadas Turísticas”, con el que muchas mujeres paraguayas han pasado de ser jefas de su hogar a pequeñas empresarias, rindiendo homenaje a las “residentas que hace más de 140 años lograron levantar a Paraguay de las cenizas”, pues fueron ellas las que reconstruyeron el país tras la dolorosa Guerra de la Triple Alianza (1864-1870). Hoy son las mujeres las que están cambiando la identidad turística y están exigiendo el cambio y el posicionamiento turístico del país.

En Uruguay, la participación femenina en el sector turístico es de más del 40%, más de 40.000 mujeres están ocupadas en el turismo.

Las mujeres en Argentina no se han quedado atrás. Recuperación de los pueblos, reafirmación de las identidades locales, revalorización de la vida rural son algunos conceptos que mueven cada vez con más ímpetu a las mujeres rurales a emprender. Miles de proyectos productivos nacieron en la cocina de mujeres dispuestas a mejorar la economía de sus hogares, que hoy lideran más del 80% del turismo rural en la Argentina.

Las previsiones de la OMT también esperan que el crecimiento del turismo se mantenga constante en el 3,3% anual hasta 2030, una cifra que se presenta como un escenario con “gran potencial de generar empoderamiento económico de las mujeres en este sector”. Latinoamérica representa una importante oportunidad de negocio y emprendimientos turísticos para las mujeres de la región.

El turismo se configura como una de las actividades dinamizadoras más importantes en los procesos de desarrollo, ya que promueve el crecimiento económico porque incrementa el ingreso doméstico y estimula el desarrollo de otros sectores asociados.

La actividad turística permite la generación y diversificación de empleos y facilita la incorporación de las mujeres al mercado laboral. No sólo les permite tener ingresos propios, sino que favorece el desarrollo, mejora sus habilidades, crea nuevas amistades o relaciones sociales y cambia su rol a miembro familiar proveedor, incrementando así su seguridad y confianza en la toma de decisiones, dentro y fuera de casa.

El reconocimiento de las fortalezas y ventajas comparativas independiza a las mujeres en pensamiento y en acción, y con ello re-valoran su condición femenina. Como resultado modifican su situación en la familia, con sus parejas, padres, hermanos y entorno, factores que son detonantes para iniciar el proceso de empoderamiento en su dimensión personal.

 

Para más información, participe en la próxima edición del curso a distancia: www.agroconsultoraplus.com/curso-turismo-rural
Inscríbase aquí

2 comentarios sobre El turismo rural tiene rostro de mujer

  1. REMIGIO LOPEZ Responder

    13 febrero, 2019 at 1:34 PM

    GRACIAS POR LA VALIOSA INFORMACION QUE BRINDAN A QUIENES ESTAMOS INTERESADOS POR CONOCER ALGO MAS SOBRE EL TURISMO RURAL; SOY UN EMPRENDEOR EN EL TURISMO RURAL, ME GUSTARIA ME AYUDEN CON INFORMACION PARA SEGUIR ESTE CURSO SOBRE EL TURISMO RURAL.

    PRECIO, HORARIO, ETC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter