fbpx
Home » Blog » Seguridad del personal: algo más que una obligación del empleador

Seguridad del personal: algo más que una obligación del empleador

Pablo Semberoiz

Autor: Pablo Rufino Semberoiz. Ingeniero en Producción Agropecuaria (Universidad Católica Argentina- 2000). Matrícula 927 del CPIA -Consejo Profesional de Ingeniería Agronómica. Director SPC Consultores. pablosembe@spcconsultores.com.ar (+54 11) 66715820


La agricultura es una de las actividades que generan mayores riesgos para la salud y seguridad de los trabajadores y las cifras oficiales al respecto son contundentes.

Según los datos publicados por la SRT (para el año 2017) se notificaron algo más de 27.800 accidentes de trabajo y enfermedades profesionales sobre un total de algo más de 350.000 trabajadores cubiertos. A su vez, significó que el 91% de los accidentes generasen  la pérdida de jornadas de trabajo, con una duración media de las bajas de 34 días.

Observando estos números, queda demostrado lo que aseguro en el encabezado de la presente editorial.

A continuación algunas claves para optimizar las herramientas que permitan disminuir el riesgo de nuestro establecimiento mejorando las condiciones de trabajo para nuestros trabajadores.

  • 1- EL ICEBERG DE UN ACCIDENTE LABORAL. Frente a un accidente laboral uno tiende a quedarse con la evaluación de los costos directos que el mismo ocasiona (primas de compensación, honorarios médicos, reemplazo de instalaciones, entre otros). Pero como un iceberg que sólo muestra un ínfima parte de su estructura sobre la superficie, cada accidente representa en costos ocultos: Ganancias cesantes, Mano de obra sustituta, Tiempo extra, Pérdidas de producción y calidad, Equipos y bienes dañados, Tiempo requerido por otros operarios, inclusive capataces o gerentes, etc.
  • 2- NADIE ESTÁ EXENTO DE SUFRIR UN ACCIDENTE. Observamos que ciertas tareas que significan un riesgo de accidente elevado son realizadas por los gerentes o capataces que, con buena fe, prefieren hacer ellos la tarea asumiendo los riesgos como si ellos estuvieran exentos de sufrir accidentes. El riesgo de una actividad se controla mediante acciones directas sobre el mismo y no cambiando los actores que la realizan.
  • 3- SI SE PUEDE EVITAR, NO ES UN ACCIDENTE. Mediante el registro sistemático de los diferentes incidentes (similar al accidente pero sin consecuencias) que se dan en el día a día, la capacitación, la toma de conciencia del personal y la reducción del riesgo en la fuente podemos reducir la probabilidad de ocurrencia de accidentes en nuestra organización.
  • 4- REDUCIR EL RIESGO EN LA FUENTE. El uso de elementos de protección personal (EPPs: Botas, máscara, antiparras, overol, etc.) debe ser la segunda acción a tomar frente a un riesgo laboral identificado en una organización. La primera acción debe ser actuar sobre la fuente reduciendo así la probabilidad de ocurrencia de un accidente. Adecuada ventilación en lugares de almacenamiento, correas siempre con su protección original, protectores de toma de fuerza, chapas ajustadas, entre otras, son las acciones a tomar sobre la fuente del riesgo antes de adquirir los elementos de protección requeridos.
Según los datos publicados por la SRT (para el año 2017) se notificaron algo más de 27.800 accidentes de trabajo y enfermedades profesionales sobre un total de algo más de 350.000 trabajadores cubiertos. A su vez, significó que el 91% de los accidentes generasen  la pérdida de jornadas de trabajo, con una duración media de las bajas de 34 días.
EL ICEBERG DE UN ACCIDENTE LABORAL. Frente a un accidente laboral uno tiende a quedarse con la evaluación de los costos directos que el mismo ocasiona (primas de compensación, honorarios médicos, reemplazo de instalaciones, entre otros). Pero como un iceberg que sólo muestra un ínfima parte de su estructura sobre la superficie, cada accidente representa en costos ocultos: Ganancias cesantes, Mano de obra sustituta, Tiempo extra, Pérdidas de producción y calidad, Equipos y bienes dañados, Tiempo requerido por otros operarios, inclusive capataces o gerentes, etc.
  • 5- ELECCIÓN DE UN EPP: Lejos de ser un detalle, la acertada elección de un elemento de protección personal permitirá no sólo reducir el riesgo de un accidente sino que facilitará la toma de conciencia del personal y hará más amigable su uso. Para muestra un simple ejemplo:

Máscara contra polvo con válvula de exhalación: El operario que debe respirar con una máscara contra polvo común colocada debe vencer la resistencia del filtro al inhalar y nuevamente al exhalar. Si a este esfuerzo le sumamos una actividad física como hombrear bolsas o tareas de limpieza observaremos una agitación mayor por parte del operario que terminará por quitarse y evitar el uso de la máscara. La válvula de exhalación se abre al exhalar el aire evitando la agitación mencionada en el operario favoreciendo su uso por parte del mismo. 

  • 6- PREVENCIÓN ANTES QUE CORRECCIÓN. La prevención es el conjunto de actividades y medidas adoptadas en las distintas fases productivas de una empresa (procesos -organización – tecnología) orientadas a evitar o disminuir los riesgos laborales. Por tanto es actuar antes de que el evento ocurra reduciendo los siempre superiores costos que significa corregir antes que prevenir.


Recomendamos:

Para más información, los esperamos en la próxima edición del curso a distancia Seguridad Ocupacional en la Empresa Agropecuaria: https://www.agroconsultoraplus.com/curso-seguridad-ocupacional/

Inscríbase aquí
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Newsletter

error: Alerta: ¡Contenido protegido!