fbpx
Home » Blog » Efluentes industriales: impacto ambiental y cambio necesario

Efluentes industriales: impacto ambiental y cambio necesario

Alejandro Víctor MoncagattaPor Ing. Qco. Alejandro Víctor Moncagatta. Ingeniero Químico, Facultad de Ingeniería Química, Universidad Nacional del Litoral. Tutor de Cursos a Distancia ACP (Ver curso a distancia sobre Gestión Ambiental de Efluentes Líquidos en el Agro y la Industria>) (Ver curso a distancia sobre Gestión Ambiental de Residuos Sólidos y Conservación del Recurso Suelo>)

Los efluentes industriales en general proceden de industrias como la metalúrgica, la papelera, la petroquímica, las industrias de la alimentación, las textiles, las curtiembres y las químicas en general. ✅ Vea la nota a continuación. ✅  También le invitamos a sumarse a la próxima edición del curso a distancia: www.agroconsultoraplus.com/cursoefluentes
Inscríbase aquí


El impacto de las actividades industriales sobre el medio que las rodea es una preocupación constante de las sociedades de todo el mundo por el riesgo de contaminación que encierran.

Por eso, es necesario estudiar estos casos para conocer sus causas e implementar el cambio necesario para reducir ese riesgo de contaminación intrínseco.

Los efluentes industriales en general proceden de industrias como la metalúrgica, la papelera, la petroquímica, las industrias de la alimentación, las textiles, las curtiembres y las químicas en general.

Algunas veces, el impacto ambiental de estas actividades es puntual, como sucedió en los desastres de Seveso, Bhopal o Chernobil cuya importancia desembocó en la actualización de la legislación industrial vigente en todo el mundo.

En otros casos, el impacto es localizado, sin efectos espectaculares, pero persistente en el tiempo por la continuidad de la actividad que lo provoca; por ejemplo, las escombreras donde se depositan los materiales de desecho provenientes de las industrias mineras, la degradación paulatina de ríos por el vertido de efluentes industriales o la contaminación atmosférica de áreas industrializadas.

En la siguiente imagen podemos distinguir dos tipos de contaminación:

Los efluentes industriales en general proceden de industrias como la metalúrgica, la papelera, la petroquímica, las industrias de la alimentación, las textiles, las curtiembres y las químicas en general. Gestión Ambiental de Efluentes

Efluentes líquidos

Como sabemos, el agua es esencial para la vida. Los conglomerados humanos y los centros industriales absorben enormes volúmenes de este preciado recurso para usarlo como materia prima, para transportar productos en suspensión, para eliminar impurezas con el lavado, absorber calor, etc.

Luego de usada, se transforma en agua servida o residual que debe ser alejada rápidamente del circuito productivo y reintegrada a su ciclo en la naturaleza, pero antes deben adoptarse las medidas necesarias para cumplir con los parámetros exigidos por la normativa vigente en el ámbito local de modo de no contaminar los cuerpos de agua donde se viertan.

Un cuerpo de agua se contamina cuando se vierten en el sustancias sólidas, líquidas o gaseosas o mezclas, alterando desfavorablemente sus condiciones naturales, afectando la salud, la seguridad, el bienestar público, su empleo doméstico, industrial, agrícola o recreativo.

Tratamiento de residuos cloacales

Los desagües cloacales son una de las causas más graves de contaminación de las aguas por su contenido de materia orgánica, microorganismos patógenos, detergentes, etc.

La evacuación de estos desagües en los cursos de agua, sin tratamiento previo, originan graves perjuicios que se manifiestan particularmente en la descomposición de la materia orgánica por acción bacteriana previa a la disminución del oxígeno disuelto, pudiendo llegar inclusive a su anulación. Por eso es tan importante su tratamiento previo.

Primero, se realiza la separación del líquido cloacal de aquellos elementos sólidos, flotantes o en suspensión (paños, plásticos, trozos de madera, nylon, etc.) y otros elementos como arena, gravas, aceites y grasas.

Para lograrlo es necesario la utilización de diversos dispositivos como rejas, construidas con planchuelas o barras de hierro con una separación de 2,5cm y desarenadores, dispositivos formados por canales donde la velocidad del líquido disminuye a aproximadamente 30 cm./seg. permitiendo así el asentamiento de los sólidos inorgánicos pesados y la suspensión del material orgánico.

Luego, se procede al tratamiento primario con la idea de retener los sólidos en suspensión y lograr su descomposición a efectos de reducir su agresividad. El objetivo es proporcionar un efluente capaz de ser vertido directamente al curso receptor o a un tratamiento posterior si el río o arroyo no tienen capacidad de auto-purificación suficiente.

En un tratamiento secundario, se evita superar la capacidad auto depuradora del río o arroyo minimizando la agresión al medioambiente.

En la siguiente presentación interactiva, se resumen estos pasos:

Valorización de los residuos industriales

Los residuos no sólo son un desperdicio, sino que muchas veces implican un costo asociado a su gestión.
Estos costos se podrían reducir e incluso devenir en ganancias, si se encontraran formas de reducción, reuso, reciclado y/o revalorización al transformarse en subproductos.

Por eso, al margen de los beneficios ambientales, la protección del medio ambiente en las industrias puede convertirse en un nuevo negocio, fundamentalmente por la valorización de residuos.

La acumulación de desechos industriales como la vinaza de la caña de azúcar, el suero de quesería, los desechos de la industria cárnica, el aceite de frituras y las pilas, entre otros, afectan al ambiente por ser altamente contaminantes. Sin embargo, cuando se los trata de la manera adecuada, no sólo dejan de contaminar el ambiente, sino que lo favorecen cuidando los recursos naturales, colaborando en el ahorro de energías no renovables y aportando combustibles alternativos.

Un ejemplo bien gráfico es el del aceite vegetal usado que se puede reutilizar para la producción de biodisel y de otros productos químicos.

Otros ejemplos son la generación de energía térmica y eléctrica a partir del remanente de los aserraderos y la biomasa generada por las proteínas, grasas, fibras y carbohidratos que contienen los desechos de la industria cárnica. Por su parte, el lactosuero, el estiércol y los residuos orgánicos en general –incluidos los domiciliarios– pueden generar biogás a partir de sistemas de biodigestión.

En definitiva, la imaginación, la voluntad y la ciencia pueden conseguir el cambio necesario para reducir el impacto de la industria sobre el medio ambiente.


Para más información, participe en la próxima edición del curso a distancia: www.agroconsultoraplus.com/cursoefluentes

Inscríbase aquí

Recomendamos:

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Newsletter

error: Alerta: ¡Contenido protegido!