Home » Blog » El fraude alimentario: problema de larga data abordado por los esquemas GFSI

El fraude alimentario: problema de larga data abordado por los esquemas GFSI

Daniel GnesPor Daniel Gnes. Ingeniero en Alimentos (Facultad de Ingeniería y C. Exactas, UADE 2005). Master en Gestión de Empresas Agroalimentarias (Facultad de Ciencias Agrarias, UCA 2011) Consultor en la industria alimentaria, sector sabores para alimentos, frigoríficos y productos panificados. Tutor de Cursos a Distancia para ACP.   (Ver curso a distancia sobre HACCP aquí >)

El fraude alimentario abarca una amplia gama de actos fraudulentos y es motivo de creciente preocupación. Constituye un engaño a los consumidores y usuarios de ingredientes y empaques para obtener una ganancia económica.  Por ejemplo, el agregado de elementos no auténticos o la sustitución de los mismos, sin informar al cliente o consumidor.

HACCP EsquemaFraude

El fraude alimentario no es lo mismo que la defensa alimentaria. El primero persigue una motivación económica pero no tiene la intención de dañar. El riesgo se da por negligencia del defraudador. La segunda tiene motivaciones ideológicas y la intención es dañar al consumidor.

Los dos tipos principales de adulteración económicamente motivada son:

  • Incorporación, sustitución o remoción deliberada de algún ingrediente para bajar costos y/o aumentar márgenes de rentabilidad.
  • Rotulado incorrecto y mal intencionado. Declaraciones falsas en los ingredientes, lugar de procedencia o de los beneficios del consumo son algunos ejemplos.

Otras situaciones de fraudes alimentarios que debemos tener en cuenta, por las consecuencias negativas que pueden tener sobre la salud de los consumidores, son:

  • Cuando se comercializan alimentos fuera del límite de la fecha de vencimiento.
    Cuando se comercializan alimentos que no mantienen condiciones adecuadas de almacenamiento en la cadena de distribución (Ej. Fallas en el mantenimiento de la cadena de frío)

HACCP Imagen Fraude

Mejor prevenir que curar

En 2008, en China se detectó que se utilizó melamina como fuente de nitrógeno para incrementar de manera fraudulenta el contenido de proteína medido en la leche. La consecuencia de este fraude fue que murieron 6 bebes y 50.000 lactantes hospitalizados.

En 2017, en Italia se detectó un fraude al identificar un aceite de oliva virgen, como extra virgen.
En el año 2013, la OCU realizó un estudio encontrando carne de caballo en hamburguesas ofrecidas a la venta en supermercados Españoles.

Legislación y enfoque de las organizaciones relevantes

En Argentina, el Código Alimentario define alimento genuino. En el artículo 6 del CAA, están contemplados los conceptos de inocuidad, las vulnerabilidades que pueden llevar al fraude y las amenazas que evalúa la defensa alimentaria.

A nivel global, la Global Food Safety Iniciative (GFSI), elaboró un documento sobre la posición de dicho organismo frente al fraude alimentario y propone incorporar un plan de mitigación del mismo. En términos generales, exige llevar adelante una evaluación de la vulnerabilidad y disponer de un plan de control.

Algunos esquemas reconocidos por GFSI incorporaron en sus últimas versiones estos conceptos. Por ejemplo,

  • BRC en su versión 7 incorpora requisitos de autocontrol frente al fraude alimentario.
  • IFS en su versión 6 añadió aspectos de defensa alimentaria y el fraude.
  • FSSC 22000 v 4.1 incorpora los conceptos de Prevención de Fraude alimentario.

El fraude alimentario no es algo nuevo y continua siendo un problema en la actualidad.

GFSI

El sistema HACCP forma parte de los requerimientos de dichos esquemas certificables. Por eso, si necesita saber más para implementar este sistema en su empresa u organización, lo invitamos a sumarse a la próxima edición de nuestro curso a distancia. Para más información, participe en la próxima edición del curso a distancia: www.agroconsultoraplus.com/cursohaccp
Inscríbase aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Newsletter