Home » Blog » GLOBALG.A.P.: certificación para el desarrollo sustentable

GLOBALG.A.P.: certificación para el desarrollo sustentable

SchutterTraining
Mariano SalernoPor Mariano Salerno. Ingeniero Agrónomo (Facultad de Agronomía, UBA 2005). Especialización en Calidad e Inocuidad de Agroalimentos (Facultad de Veterinaria, UBA 2008). Es parte del equipo de certificaciones de Schutter Argentina. Dentro de las actividades en Schutter Argentina se desempeña como auditor para las normas GlobalGap, RTRS, y Agricultura Certificada.  Tutor de cursos a distancia de ACP.

En su último reporte anual, leemos que GLOBALG.A.P. es el sistema de Buenas Prácticas Agrícolas más difundido a nivel global. Está presente en más de 120 países, con más de 150 mil productores certificados en todo el mundo.

El crecimiento de los productores certificados según este protocolo en últimos 5 años del orden del 46% se explica porque cada vez se exige más la certificación GLOBALG.A.P. en los mercados internacionales, al punto de convertirse en una exigencia para el ingreso de proveedores a determinados mercados como sucede para los productores de los países de América Latina.

Hoy día, mercados no europeos como EEUU, exigen este protocolo tanto para las importaciones como para comercio dentro del mercado local. En Brasil, la cadena Walmart anunció que será una exigencia contar la certificación GLOBALG.A.P.  entre sus proveedores de frutas y hortalizas frescas.

El éxito de la certificación de las BPA con el protocolo internacional GLOBALG.A.P.  se debe a su constante actualización y adaptación a las exigencias de los mercados de productos agrícolas y en especial a la incorporación de los conceptos de sustentabilidad entre sus requisitos.

En 2016, año en que la versión 5.0 se volvió obligatoria para todos los productores, la certificación GLOBALG.A.P.  cumplió 15 años.

 

El éxito de la certificación de las BPA con el protocolo internacional GLOBALG.A.P. se debe a su constante actualización y adaptación a las exigencias de los mercados de productos agrícolas y en especial a la incorporación de los conceptos de sustentabilidad entre sus requisitos.

Evolución de GLOBALG.A.P.

En sus inicios, la inocuidad era el centro de atención del protocolo GLOBALG.A.P.  con la mayoría de los requisitos enfocados en la correcta aplicación de fitosanitarios y la condiciones de higiene en la etapa de cosecha. Los requisitos ambientales y laborales formaban parte de la primera versión pero con una importancia menor.

Con el correr de las versiones, los requisitos medioambientales y de cuidado de los trabajadores fueron sumándose a la norma. Como ejemplo podemos citar la gestión del agua. En la versión de 2004, los requisitos sobre agua de riego eran solo recomendaciones, con énfasis en la evaluación y gestión de riesgos de contaminación de los productos. En la versión 5.0 se incorpora la necesidad de contar con una evaluación de gestión del riesgo medioambiental del agua y de un plan de gestión eficiente, requisitos pasarán a ser mayores en junio de 2017.  Otros requisitos como llevar registros de riegos que eran recomendaciones, hoy son requisitos necesarios para lograr la certificación.  Otro ejemplo es el manejo de plagas que fue ganando terreno en la evolución del protocolo GLOBALG.A.P.  , convirtiéndose en un pilar fundamental de la certificación.

En la versión del 2004, las técnicas de Manejo Integrado de Plagas eran solo una recomendación y la norma no daba especificaciones sobre qué tareas debían realizarse. En 2007, con la versión 3 se agregan requisitos menores donde se indica que los productores deben seguir al menos una tarea denominada de “prevención”, una tarea de “observación y monitoreo” y una de intervención donde preferiblemente sean de control no químico. En la versión del año 2011, estos requisitos se transformaron en mayores y por lo tanto fundamentales para certificar. En la versión 5.0 se deben llevar a cabo 2 actividades de monitoreo y observación y 2 de prevención.

En el ámbito social, GLOBALG.A.P.  también se adaptó a las nuevas exigencias con el módulo GRASP (Evaluación de Riesgos GLOBALG.A.P. para las Prácticas Sociales), un módulo voluntario desarrollado para evaluar las prácticas sociales en la finca o establecimiento, abordando temas específicos relativos a la salud, seguridad y bienestar de los trabajadores.  Este módulo complementa la certificación GLOBALG.A.P. a través de los aspectos sociales. Las medidas GRASP pueden evaluarse al mismo tiempo que se realiza la auditoría GLOBALG.A.P.  Los resultados de la evaluación se cargan en la Base de Datos GLOBALG.A.P., mostrando su nivel de cumplimiento.

Como se observar, es vital para los productores agrícolas estar actualizados y preparados para afrontar los cambios constantes que se dan en los mercados en todo el mundo a los que las BPA y GLOBALG.A.P.  no son ajenos.

Para más información, participe en la próxima edición del curso a distancia sobre Buenas Prácticas Agrícolas en cultivos frutíhorticolas y extensivos según protocolo GLOBALG.A.P. V5.0: www.agroconsultoraplus.com/cursoglobalgap
Inscríbase aquí

Schutter_SloganPiePagina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Newsletter