Home » Blog » Huerta Urbana: beneficios del contacto con la naturaleza

Huerta Urbana: beneficios del contacto con la naturaleza

Olga Garcia ArayaPor Olga García Araya. Ing. Agrónoma (Facultad de Agronomía, Universidad de Buenos Aires, 1989. Matrícula 1-0676 del Colegio de Ingenieros Agrónomos de la Provincia de Santa Fe, 1º circ.). Coordinadora de Cursos a Distancia de ACP Agroconsultora Plus. Tutora de Cursos a Distancia ACP

Muchas veces se dice que el modo de vivir en las ciudades fomenta los males de nuestra época (ansiedad, depresión, insomnio, hiperactividad) precisamente por alejarse cada vez más de la naturaleza.  Pero hay una forma de volver a las fuentes.

La huerta urbana, llevada adelante en la casa o en la escuela, es una vía para encausar el estrés de los adultos atrapados en la vorágine de sus tareas diarias pero también es probadamente útil para contener los problemas de conducta o los fenómenos de hiperactividad que se pueden presentar en ámbitos educativos.

Pero hay más.

Las bondades del contacto con la naturaleza pueden aplicarse también a otros colectivos como adultos de la tercera edad, personas con diferentes grados de discapacidad, víctimas de violencias, adolescentes en recuperación por adicciones o personas que se encuentren en riesgo de exclusión social.

Son muchos los beneficios que ofrece la huerta urbana.

 

  • Ofrece alimentos frescos e inocuos a costos muy bajos.
  • Fomenta la adopción de un sistema de alimentación saludable en las personas que trabajan diariamente.
  • Alienta el desarrollo de virtudes como la paciencia, la dedicación y un profundo respeto por los ciclos naturales.
  • Es una tarea creativa, que favorece el trabajo mental y la autorrealización, además de ser un buen ejercicio de memoria, al tener que recordar los conocimientos adquiridos en el campo.
  • Estimula la movilidad, la capacidad de atención y la voluntad por mejorar.
  • Desarrolla el sentido de la responsabilidad cuando se distribuyen las tareas de cuidado y mantenimiento entre los miembros del equipo productivo.
  • Favorece el trabajo autónomo.
  • Eleva la autoestima cuando es posible ver crecer y llegar a cosechar los frutos del trabajo propio al punto de hacernos comprender lo importantes y necesarios que somos.
  • Mejora de las relaciones sociales, puesto que el trabajar en un espacio abierto, propicia la comunicación y el intercambio de experiencias personales.
  • Favorece la inserción laboral al recibir una formación específica.

Huerta Urbana: beneficios del contacto con la naturaleza

En definitiva, la puesta en marcha y mantenimiento de una huerta es un trabajo sencillo y minucioso que llega a ser exitoso si se logran descifrar todos los secretos de una correcta producción.

Cambiar el paisaje de un jardín, un balcón, una terraza o convertir un terreno baldío en un espacio que ahora provee de alimentos frescos es, sin dudas, un resultado muy gratificante.  ¡Comienza ya a desarrollar tu huerta propia!

Para más información, participe en la próxima edición del Curso a distancia sobre Agricultura Urbana >>
Inscríbase aquí


Recomendamos también:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Newsletter